Menú Cerrar

Ventas de súper cayeron por tercer mes consecutivo, pero las de mayoristas aumentaron 4%.

Las ventas de los supermercados sufrieron en octubre su tercera caída consecutiva en términos reales, al retroceder un 2,2% en comparación con el mismo mes de 2019. Por el contrario, la facturación de los autoservicios mayoristas creció un 4% interanual.

Según lo informado este lunes por el INDEC, los supermercados registraron en el décimo mes del año una facturación de $89.308 millones, lo cual implicó un incremento del 34,5% a precios corrientes, una cifra que se ubicó por debajo de los aumentos de precios de acuerdo con la medición a precios constantes de diciembre de 2016.

En cuanto a la modalidad de compra por parte de los consumidores, se mantuvo la tendencia acentuada con la llegada de la pandemia ya que las operaciones vía canales online aumentaron casi un 290% mientras que las realizadas de manera presencial arrojaron una contracción a precios constantes.

Respecto de los medios de pago, siguió ganando terreno el uso de las tarjetas de crédito, que concentró el 37,4% de las ventas, en detrimento del efectivo y de las tarjetas de débito.

En la segmentación por tipo de artículo, se destacaron incrementos reales en las ventas de productos electrónicos y artículos para el hogar, y de frutas y verduras, que representaron, entre ambas, casi el 13% del consumo total. Por el contrario, las principales contracciones se verificaron en los rubros alimentos preparados y rotisería, panadería, y artículos de limpieza y perfumería.

Por el lado de las ventas en los mayoristas, el comportamiento de los consumidores fue totalmente diferente. Casi la totalidad de las operaciones se realizaron de manera presencial y la mayoría se hizo con dinero en efectivo, aunque también gano terreno la utilización de tarjetas de crédito.

El incremento del consumo en este tipo de establecimientos fue traccionado por una suba anual, a precios corrientes, del 140,5% en el rubro electrónicos y artículos para el hogar. A su vez, productos de almacén, la división de mayor relevancia, presentó un aumento del 36,2%.

Shoppings

Mientas tanto, las ventas en Shoppings alcanzaron los $8.429,5 millones, a precios corrientes, lo cual implicó una baja del 67,9%, a precios constantes, respecto de octubre del año pasado.

Las pérdidas fueron superiores a la media en el Área Metropolitana de Buenos Aires y en la Patagonia. En el otro extremo, el Norte y Cuyo fueron las regiones relativamente menos perjudicadas por la reducción del comercio, incluso con mejoras a precios constantes en algunos rubros como amoblamientos, decoración y textiles para el hogar.

El rubro diversión y esparcimiento mantuvo caídas del 100% en todos los distritos ya que se se encontró totalmente paralizado por las restricciones asociadas a la pandemia de Covid-19. Otros rubros todavía muy afectados fueron el de patios de comidas, alimentos y kioscos, y el de indumentaria, calzado y marroquinería.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.